Cultura Andaluza

Los toros

La tradición de los toros nació en España en el siglo XII, aunque se practica también en otras partes del mundo. Rodeadas de gran polémica, las corridas de toros cuentan con sus partidarios y detractores.

El origen de este espectáculo se remonta a la Edad de Bronce, según unos, y a la Antigua Roma, según otros. Al parecer en esta época ya se lanzaban uros a la arena para ser capturados y matados por la nobleza. Se cree que también eran utilizados en los entrenamientos con los gladiadores.

El término Tauromaquia recoge además toda la actividad que rodea esta práctica; desde la crianza del ganado hasta la confección de la vestimenta.

Existen dos tipos de corridas de toros: a pie y a caballo (rejoneadores). Una corrida de toros se suele dividir en tres partes en las que el toro es lidiado por los picadores, los banderilleros y el torero. Una vez matado el toro, el presidente se encarga de valorar la actuación del torero: un pañuelo blanco indica que sea recompensado con una oreja; dos pañuelos blancos para recompensarlo con dos trofeos. En algunos casos puede llegar a indultar al toro si éste es de gran calidad, mostrando un pañuelo naranja.

Artesanía

La Orfebrería, el arte de trabajar los metales preciosos, tuvo un gran desarrollo en Andalucía, especialmente en lugares como Córdoba o Antequera. Hoy en día no gozan del éxito de antaño pero siguen quedando importantes vestigios.

La Cerámica Andaluza es rica y variada, heredada de la Cerámica Andalusí, sigue empleando técnicas árabes para su elaboración. En zona como Guadix, donde se da una tierra arcillosa, se elaboran piezas muy características de este estilo.

Las Jarapas, mantas populares hechas con restos de telas, es una de las artesanías más típicas de las Alpujarras. Llenas de colores y distintos tejidos, las jarapas se utilizan como alfombra, manta, cubresomier o cortinas.

Las culturas romana y árabe dejaron en Andalucía su conocimiento en el curtido del cuero. Zonas como Ubrique cuentan con un gran prestigio en el trabajo de la marroquinería.

Encalado

El encalado de las casas andaluzas, la aplicación de cal al exterior de la vivienda, es una tradición muy extendida también en distintas partes del mundo en las que gozan de la presencia intensa del sol. El color blanco hace que las paredes absorban menos calor, manteniendo así el interior de la vivienda más fresco. Por eso la mayoría de los pueblos andaluces son blancos.

Semana Santa

La Semana Santa andaluza es una de las más visitadas gracias a su puesta en escena y a los seguidores que aún congrega. Las distintas cofradías realizan sus procesiones por la ciudad, guiadas por una cruz que suele ir flanqueada por faroles a los que sigue una fila de nazarenos o penitentes. En el cortejo, suele haber dos pasos o tronos; uno dedicado a la pasión de Cristo y otro dedicado a la Virgen.

Esta entrada fue escrita por canaty y publicada el 17 mayo, 2017 a las 2:25 pm. Se guardó como turismo. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: