limpiar joyas

Consejos para limpiar tus joyas antes de empacarlas

Cuando tenemos que armar el equipaje las joyas tienen siempre un lugar reservado. Pero ojo no podemos meterlas en el equipaje entre la ropa sucias, ya que pueden manchar la ropa, además que no queremos salir con joyas manchadas.

Estos consejos serán de gran utilidad para los momentos en que encontramos nuestras joyas realmente sucias y opacas, con ese aspecto antiguo que tan poco nos gusta.  Anillos, relojes, pulseras y aros, todos ellos suelen volverse opacos con el paso del tiempo, pero afortunadamente tomándonos unos momentos para su limpieza, contaremos con joyas de aspecto nuevo.

Deberemos tener en cuenta que la limpieza de las joyas variará de acuerdo al material con el cual están fabricadas, oro, plata, acero o una combinación de materiales.

El primer paso que deberemos hacer para comenzar la limpieza de nuestras joyas es sentarnos cómodamente y apoyar sobre la mesa las joyas y los materiales que utilizaremos.  Es importante destacar el peligro que supone limpiar nuestras joyas sobre la mesada de la cocina o en el baño, ya que corremos el riesgo de que caigan por el desagüe con los inconvenientes que esto genera, como desarmar las cañerías o drenarlas para encontrar ese pequeño aro.

Una vez que nos acomodamos sobre una mesa, tomaremos un cepillo suave (como un cepillo de dientes viejo) y jabón líquido para ropa, siempre chequeando primero que no contenga ningún ingrediente abrasivo.  También necesitaremos una toalla donde apoyar las joyas mojadas y un cuenco con agua tibia.

Es importante que tengamos en mente también aquellas piezas que contengan piedras o apliques que puedan estar sueltos.  Es recomendable chequear que no se encuentren desajustados, ya que si están fuera de su lugar se saldrán a la hora de la limpieza.  Estas piedras pueden ser colocadas nuevamente en una joyería, donde además limpiarán las joyas al terminar el trabajo.  Tampoco deberemos limpiar con agua y jabón los relojes, o si lo hacemos, tendremos que prestar especial atención a no mojar el vidrio a fin de que no se estropee el mecanismo.

Volviendo a los distintos tipos de materiales, el detergente o amoníaco funciona de maravilla al limpiar joyas con diamantes, pero puede opacar y envejecer aun más el oro o la plata.  Afortunadamente, para la mayor parte de las joyas sólo basta con utilizar un cepillo y agua tibia, y secar con una toalla suave.

Cabe destacar que si la suciedad lleva varios años sobre las joyas, o estas se encuentran realmente deterioradas, es altamente recomendable complementar la limpieza tradicional con algún producto específico para la limpieza de joyas, que estará compuesto por químicos no abrasivos más potentes que el jabón.

Ahora sí, no tenemos excusas para no utilizar ese colgante de perlas que nos regalaron hace tanto tiempo y nunca tuvimos la oportunidad de usar por lo opaco que estaba.  Recordemos también que si esta limpieza suave la realizamos aproximadamente una vez por año, evitaremos que la suciedad se acumule y se vuelva más difícil de remover.

Esta entrada fue escrita por canaty y publicada el 25 abril, 2016 a las 2:35 am. Se guardó como Sin categoría y etiquetada . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: